Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


ryf-medieval:la_caja_de_caudales

La Caja de Caudales

Autor: Alfredo Prieto “Meroka”.

Partida de RyF 3-0 de ambientación medieval (no tiene por qué ser fantástica) donde los personajes deben recuperar una caja de caudales desaparecida. La partida está preparada para 3-4 jugadores, pero puede ser adaptada fácilmente incrementando el número de bandido al que se enfrentan, e incorporando la trama opcional que se incluye en el módulo.


El conde ha enviado al recaudador de impuestos con una escolta a recoger lo recaudado en los tres pueblos que conforman su pequeño feudo. El problema es que ya llevan varios días de retraso y no hay noticia de ellos. El tiempo pasa y se acerca el día en que el conde debe tener preparado el pago de los diezmos y tasas que también le imponen, y las arcas están casi vacías.

Introducción de los PJ´s

El conde manda llamar a los PJ´s por ser gente de confianza en sus respectivos puestos y tener algún vínculo afectivo con los desaparecidos (hijo/hija del recaudador de impuestos desaparecido, familiar de alguno de los soldados, etc) ó por conocer perfectamente los dominios del conde, tanto los caminos como los bosques y sus pueblos (cazadores, guías, exploradores, comerciantes, batidores, etc).

La prioridad del conde es encontrar y traer de vuelta la caja de caudales. Dicha caja es un cofre de hierro fundido con una cerradura que sólo puede ser abierta con la llave apropiada. Para ello nombrará como sustituto al familiar del recaudador desaparecido, ya que se supone que fue iniciado en la materia de la contabilidad por su padre, que le ha enseñado cómo llevar las cuentas y recaudación impuestos, además de comprobación de manifiestos, inventariado del almacén de bienes, etc.

Sólo unas pocas personas pueden abrir la caja de caudales, entre ellos el nuevo recaudador, que tendrá la llave de la caja de caudales, aunque sin que el resto de Pj´s lo sepa. Es decisión del Pj decirlo ó no al resto de jugadores. El resto de debe acompañarle para que le ayuden en la búsqueda de la caja de caudales y le protejan en el proceso.

El conde deja muy claro a los Pj´s que se trata de una misión urgente, y que el objetivo es encontrar y traer cuanto antes la caja de caudales. Si hubiera algún tipo de delito ó conspiración, los culpables deberán ser llevaos ante él y castigados. Sólo él puede impartir justicia, y no tolerará nada de venganzas personales. Para asegurarse de ello, sólo dará recompensas por aquellos presuntos culpables que sean llevados ante él con vida.

En busca de la caja de caudales

El condado está ubicado en un pequeño valle rodeado de montañas, que incluye el castillo del conde y tres aldeas pequeñas, así como los bosques, caminos y tierras de labranza.

En general es un feudo pequeño pero próspero dedicado esencialmente a la ganadería, y un lugar de paso y estancia para la trashumancia en invierno, al estar protegido por las montañas de los rigores del crudo invierno.

Las aldeas forman una especie de círculo cerrado entorno a un grupo de grandes montañas rodeadas por un único camino que sirve como vía de comunicación entre ellas. Dependiendo de la ruta a elegir, se puede empezar por un extremo ó por otro.

Puertoabierto. Es la primera aldea que se encontrarán en su viaje. Antaño fue un sitio lleno de vida y esplendor, construida en pizarra y piedra y encajonada entre las montañas. En otros tiempos era un lugar paso obligado para los rebaños de la aldea de Siemprefresca, pero la construcción de la nueva calzada ha facilitado mucho el tránsito por las montañas, evitando el paso obligado por Puertoabierto. El lugar es ahora bastante pobre, que apenas cuenta con unos pastos dispersos y cultivos en terrazas como modo de subsistencia. La tierra no da para muchas alegrías, y los aldeanos están bastante enfadados con el conde, que invirtió muchos de los impuestos recaudados en Puertoabierto para construir la calzada que les está arruinando. De los varios centeneres de habitantes con los que contaban en sus mejores días, ahora apenas reúnen una cincuentena de vecinos que tratan de sobrevivir en condiciones muy duras. Hay muchos edificios vacíos que muestran falta de uso y mantenimiento, debido a la emigración masiva de los pobladores hacia la aldea de Siemprefresca, nuevo eje económico del valle.

Todavía queda una vieja taberna, recuerdo de los viejos tiempos, donde pueden descansar del viaje, y el edificio de la alcaldía.

  • La Taberna del Toro Cojo. El servicio es bueno y exquisito, y dispone de casi todo lo que puedan desear para beber y comer.
  • Alcaldía de Puertoabierto. Cuando los tiempos eran más prósperos, el pueblo construyó una alcaldía donde los ganaderos, comerciantes y gentes de paso tenían que recibir los pases y salvoconductos para el paso y venta de ganado y mercancías, pero ahora todo eso ha cambiado. Se ha transformado en la vivienda del alcalde y lugar de reunión de los vecinos. El alcalde del lugar es Pedro el Tuerto, un viejo soldado que vive ahora su retiro del servicio activo en esa aldea perdida de la mano de Dios. Afirma que todos los vecinos son buena gente, y que aunque pobres son honrados y pagan sus impuestos. Desprecian al recaudador de impuestos, ya que es un depravado con las manos muy largas que suele intentar mancillar a las jovencitas que encuentra a su paso. La soldadesca que le acompañaba era igualmente pendenciera, jóvenes arrogantes que creen poder hacer lo que quieran sin dar explicaciones a nadie, pero Pedro el Tuerto tuvo que ponerles en su sitio amenazando con ir a protestar ante el conde, al que conoce bien de sus servicios en el ejército y fue quien le otorgó el puesto de alcalde en reconocimiento a dichos servicios.

Siemprefresca. Esta segunda aldea está en la falda de las montañas, y casi todo el paisaje está formado por grandes pastos y un río que los atraviesa. Llama la atención la abundancia de ganado pastando, así como los terrenos sembrados de trigo, cebada y forraje. Las construcciones están bastante desordenadas y dispersas, y muestran una aldea en crecimiento que pronto se transformará en un pueblo grande.

Hay dos lugares donde parece haber mucho movimiento de construcción. Uno de ellos es un gran edificio de piedra que se está construyendo para albergar un futuro mercado de ganado. El otro es la futura alcaldía, que parece muy sobre dimensionada en proporciones y riqueza decorativa con respecto al entorno de casas que la rodean. Llama la atención también un grupo de albañiles que van y vienen desde la construcción de la alcaldía a una casa grande. Si preguntan a los lugareños ó a los albañiles, contestarán con gesto contrariado que se trata de la casa del actual alcalde, Atanasio. Al parecer se queja constantemente de que ya que tiene que pagar de su bolsillo las idas y venidas de los hombres del conde y pagar su asentamiento y manutención, de alguna forma se lo tiene que cobrar, así que adecenta su casa para dar una mejor imagen a viajeros e invitados a los que tiene que recibir. En el pueblo sólo hay una posada digna de llamarse como tal. Es la única que puede acoger gentes para dormir. El resto no pasa de simples tabernas improvisadas en viejas casas del pueblo, abiertas al amparo de la prosperidad que empieza a aportar la nueva calzada y con el beneplácito del alcalde Atanasio, que es el que otorga las licencias.

  • Posada de la Calzada. Está a las afueras del pueblo, a un lado de la calzada. Es de construcción reciente, y suele tener siempre clientela de paso, ganaderos, comerciantes y pastores en su mayor parte. Muchos recuerdan el paso del recaudador y los soldados por el pueblo. Dependiendo de cómo se lo monten, podrán averiguar varias cosas:
    • Atanasio es un caudillo que cree que puede hacer lo que quiera en el pueblo. No tolera la llegada de gente del conde que le diga lo que tiene que hacer. La llegada del recaudador y sus guardias no le gustó en absoluto.
    • Los soldados se metían frecuentemente con las jóvenes del lugar, lo cual molestaba mucho a los lugareños, y más de uno le habría gustado saltarle los dientes a alguno de los guardias.
    • Hubo una discusión entre Atanasio y el recaudador, ya que los lugareños le entregaron las tasas y diezmos días antes de su llegada, y las cuentas no estaban claras.
    • El recaudador tenía bastantes malas pulgas e hizo que se fuera a buscar todo el ganado de la zona para el paso y recuento del mismo. Tampoco se realizaba de la forma correcta, y el recaudador amenazó con quedarse todo el tiempo que hiciera falta hasta recaudar lo que hubiera que recaudar, y recordándole que los costes de alojamiento y manutención corrían de su cuenta.
    • El recaudador puso en evidencia a Atanasio en varias ocasiones, llamándole inútil, estúpido, gañan y cosas peores delante de los vecinos, y eso es algo que no le perdonará en la vida. Nadie en el pueblo se atrevería a algo similar, ya que le tienen miedo.
    • Uno de los guardias cometió el error de tratar de llevarse al huerto a una sobrina de Atanasio, lo cual le valió una buena paliza con un mango de azada. Los demás intervinieron y lograron que la cosa no llegara a mayores, y aunque de buena gana lo habrían llevado ante el conde, lo cierto es que adujo motivos de honor y privilegios como alcalde para darle un merecido al guardia. La gente del pueblo estuvo de acuerdo, y lo cierto es que los incidentes con las muchachas terminaron.
    • Atanasio les terminó de echar de su casa, donde habían estado comiendo y bebiendo a cuerpo de rey a expensas de las bodegas personales de Atanasio.

También recuerdan cómo los guardias y el recaudador iban hechos unos zorros tras estar dos días con una diarrea enorme. Al parecer comieron ó bebieron algo en mal estado que encontraron escondido, aunque no dudan de que fuera Atanasio el que lo preparó todo para darles una lección. Terminó echándoles de su casa esgrimiendo el argumento de que había finalizado la recaudación de acuerdo con las leyes, y que debían abandonar el lugar y seguir cumpliendo con su deber, so pensa de ser denunciados al conde por negligencia. Atanasio contrató los servicios de Martín, un viejo soldado mercenario, una semana antes de la llegada del recaudador de impuestos. Le sirve de guardaespaldas y recadero. No parece mal tipo, aunque habla poco.

  • Casa de Atanasio. Parece ser una vieja venta de camino, conformada por dos edificios y una gran parcela rodeada de un muro de adobe con una única gran puerta de doble hoja por el que puede pasar un carro. Fue el lugar donde el recaudador y los guardias se alojaron durante el tiempo que permanecieron en Siemprefresca. En el patio interior guardaban el carro con los tributos recaudados y la caja de caudales permanecía en la habitación del recaudador. En la casa hay un servicio formado por tres fornidas muchachas. Son sus sobrinas, y están dirigidas por Analía, la esposa de Atanasio. Desde hace unos días cuentan también con los servicios de Martín, un viejo soldado que sirve de guardián de la casa, así como protector y recadero de Atanasio y Ceferino. Si preguntan adecuadamente, pueden obtener alguna información:
    • El recaudador y los guardias estuvieron varios días en la casa. Hubo muchas discusiones y acusaciones de que unos estaban remoloneando y saqueando las bodegas de Atanasio, y los otros diciendo que faltaba dinero y que las cosas se había hecho mal por la incompentencia del alcalde, y que se quedarían el tiempo que hiciera falta.
    • El recaudador y los guardias se quejaban de lo cicatero que era Atanasio, ya que la comida era escasa, y tanto la cerveza como el vino estaban aguados. Atanasio decía que si no les gustaba, que había una posada donde pagando podían comer lo que se les antojara.
    • Un día antes de marcharse, los guardias encontraron un barril de vino y dieron buena cuenta de él, jactándose de que por fin habían encontrado el vino bueno que Atanasio les ocultaba. Nadie del servicio sabe cómo llegó el barril al lugar donde lo encontraron.
    • La noche fue bastante movida, ya que tanto el recaudador de impuestos como los guardias hacían carreras contínuas a la letrina situada en el patio de la casa.
    • El día que partieron del pueblo, el recaudador y los soldados presentaban un aspecto enfermizo, e iban acompañados por Ceferino, el hijo del Atanasio. Le vieron coger un viejo camino, ya en desuso desde la construcción de la nueva calzada.

Tertia. Pequeña aldea de paso entre el pueblo de Siemprefresca y el castillo del conde. Es el primer lugar donde se ha notado la llegada del comercio gracias a la nueva calzada, y parece tener bastante movimiento. Los carros con las distintas mercancías y los puestos y tenderetes en la plaza y en las calles adyacentes a la misma parecen indicar que es día de mercado. Si preguntan por el alcalde, le dirá que se llama Eduardo de Mondéjar, antiguo secretario del conde, que se encuentra en la Casa del Comercio tratando de poner orden. Hay un par de nuevas tabernas, donde además pueden dormir y guarecerse los PJ´s.

  • Casa del Comercio. Hay un buen número de personas esperando para pagar las tasas e impuestos que les permitan comerciar. Allí se encuentra Eduardo de Mondéjar, recogiendo los impuestos de la gente del pueblo y los comerciantes, y expidiendo licencias de venta éstos últimos para la semana de mercado. Se trata de un anciano de malas pulgas, preocupado por el retraso del recaudador de impuestos del conde y sus guardias, ya que en estos momentos hay una suma importante de dinero en la Casa del Comercio y no dispone de personal de confianza para su custodia, así que lo guarda como puede en su casa, acompañado de algunos familiares. Teme que entre los comerciantes y forasteros que vienen cada día al pueblo, entre algún ladrón ó incluso asesino que pueda robar el dinero. Es un hombre mayor que quiere pasar sus últimos días tranquilo, pero la nueva calzada ha traído mucho trabajo y prosperidad, así que como antiguo hombre de confianza del conde sigue al pie del cañón. Intentará por todos los medios deshacerse del dinero guardado, ya que es un peligro para él y para su familia el tenerlo en casa. En cuanto alguno de los personajes firme el recibo de entrega, sentirá un gran alivio.
  • Plaza del Mercado. La antigua plaza parece haberse remodelado de manera que puede albergar un buen número de puestos y tenderetes donde se exhiben todo tipo de mercancías. Quizá la gran cantidad de comerciantes destaca con respecto al pueblo, ya que no es más que una aldea que ha crecido de forma rápida y desordenada para dar cobijo a esta oleada de gentes que empiezan a traer prosperidad a la zona. Como lugar de paso obligado para entrar en el valle siguendo la calzada y su ubicación a medio camino de otras aldeas y pueblos, es el lugar ideal para realizar el intercambio de bienes y dinero sin tener que ir de aquí para allá.

La historia: información para el director de juego

El recaudador y su escolta fueron primero envenenados por Atanasio, el alcalde de Siemprefresca, la segunda aldea de la ruta, y luego enviados a una encerrona para ser asesinados por un grupo de bandidos a los que Atanasio ha encargado el trabajo. Martín, un viejo mercenario metido a bandido, es el jefe del grupo de campesinos huidos de su señor que no tienen otra forma de sobrevivir en libertad. Simula estar a sueldo de Atanasio y hacerle de recadero para que sus continuas idas y venidas no llamen la atención. Además trata de conseguir información sobre posibles víctimas a las que asaltar en el camino y hacer desaparecer sin dejar rastro.

El trato consistía en que Atanasio, por medio de su hijo Ceferino, enviaba a los hombres del conde a un lugar previamente preparado para una emboscada, los bandidos los asesinaban y se quedaban con todos los tributos pagados en especie en forma de sacos de harina, trigo, pieles, etc, para poder pasar el invierno, y él se quedaba con la caja de caudales y su contenido.

Para ello preparó un barril de vino y un par de quesos curados en una habitación cerca de las dependencias de los soldados. El vino fue emponzoñado, pero el sabor del queso curado hizo que no pudieran percibirlo. Al creer descubrir parte de las despensas ocultas del avaro Atanasio, dieron buena cuenta de todo ello, en parte para vengarse del trato recibido en los últimos días. Esa misma noche cayeron todos indispuestos y tuvieron que dormir casi al aire libre en el patio, cerca de la letrina a la que iban unos y otros a la carrera.

A la mañana siguiente fueron echados de mala manera por Atanasio, ya que ya habían hecho su trabajo en Siemprefresca, y bajo amenaza de contar al conde que no estaban cumpliendo con su deben quedándose más tiempo de necesario, tuvieron que partir de muy mala gana. Atanasio les ofreció los servicios de su hijo Ceferino para servirles como guía por un atajo a través de las montañas, para que llegaran el mismo día al siguiente pueblo, y evitando hacer noche en el camino en tan malas circunstancias, cosa que el recaudador aceptó sin dudarlo.

Todo fue bien, hasta que llegaron al lugar acordado para la emboscada, siendo masacrados por los bandidos sin apenas resistencia, debido a la traición de Ceferino y la sorpresa del ataque, así como las malas condiciones en que se encontraban los soldados de la escolta.

Una vez asesinados, el carro y los cuerpos fueron despeñados en el mismo lugar de la emboscada, tras quitarles las armas y cualquier cosa que les pudiera ser útil. Al cabo de unos días, para que no hubiera sospechas, el jefe de los bandidos quedó con Atanasio y le entregó la caja de caudales.

El problema es que una vez se llevaron la caja de caudales y la entregaron a Ceferino, vieron que les era imposible abrirla, por lo que tras el enfado inicial, enviaron a un chico a rebuscar en el cadáver del recaudador la llave para abrirlo. Una vez los PJ´s encuentren el lugar de la emboscada, verán rastros de lucha y el rastro de las ruedas de la carreta que dirigen hacia el precipio. En dicho precipicio verán también la carreta y los cuerpos del recaudador y los soldados, además de un chico, que buscará desesperadamente la llave que abre la caja de caudales. Bajo amenaza podrá guiarles a la cueva donde tienen su guarida los bandidos. No se encuentra muy lejos del lugar de la emboscada, así que pueden intentar asaltarla en busca de más pruebas y recuperar la caja de caudales.

Cuando los PJ´s vayan a la cueva que sirve como guardia a los bandidos, averiguarán que l jefe de los bandidos, un maleante contratado por Atanasio, ha quedado esa misma noche en un refugio de pastores al caer el sol para entregar la caja de caudales y recibir su recompensa. Los bandidos no son más que campesinos fugitivos de su señor, un caballero guerrero cuyo feudo linda con el condado, bien conocido por su crueldad y maltrato a sus vasallos. Martín es otro cantar, un viejo mercenario metido a bandido que sabe lo que es pelear y jugarse el pellejo.

Es importante resaltar que si los Pj´s eligen ir de Tertia a Siemprefresca, no encontrarán el lugar de la emboscada, ya que se realizó por el atajo, no en la calzada. Si el director de juego no quiere que la historia se alargue demasiado, puede hacer que los Pj´s vayan siempre un pueblo determinado (el que decida), de manera que la historia de acorte. Lo ideal es que pasen por Puertoabierto primero, y luego por Siemprefresca, donde podrán averiguar que Ceferino llevó al recaudador por un viejo camino que sirve como atajo hacia Tertia, pero no es un camino muy seguro.

La Sobrina (Trama Opcional)

En el caso de que los jugadores se alojen finalmente en la casa de Atanasio, una de las sobrinas, Genoveva, se insinuará a uno de los PJ´s. Atraída por sus encantos y atributos, quedará con él a media noche, en el cobertizo del patio. La chica es ligera de cascos, y fue sorprendida en brazos de uno de los soldados del recaudador, dando lugar a un feo incidente en el que Atanasio le dio una paliza y casi les echa el pueblo encima.

En esta ocasión, Atanasio la ha persuadido para realizar la misma maniobra y forzar la salida del grupo de PJ´s para que dejen de investigar. Atanasio se esconderá dentro de la letrina del patio (Advertir/Notar Normal 15), esperando a que el jugador sea desnudado por la chica en el cobertizo para dejarle desprotegido y sin excusa posible. Así, si el PJ no toma las debidas precauciones, será sorprendido y apalizado con una buena rama de leña de buen calibre a modo de garrote. Sea como fuere, lo hará con grandes voces y golpes, haciendo que toda la gente en la casa se despierte, e incluso atrayendo la llegada de vecinos. Genoveva llorará y dirá que el PJ ha intentado forzarla, diciendo además que si no consentía, acusaría a su tío de la desaparición del recaudador y su gente, así como de robar la caja de caudales. Huirá y tratará de esconderse detrás de su tío, y se retirará al interior de la casa acompañado de sus hermanas y Analía, la esposa de Atanasio. Extrañamente, Martín no aparece por ninguna parte, ya que ha ido a reunirse con sus secuaces en el refugio de la montaña.

Por supuesto, esto hará que la población presente de Siemprefresca se sulfure y trate de agredir a los PJ´s, diciendo que siempre ocurre lo mismo con los hombres del conde, que las cosas tienen un límite, y que es hora de darles una lección.

Es cuestión de los PJ´s el cómo resolver la situación, pero la muerte de inocentes es algo que el conde no verá con buenos ojos, además de propiciar el levantamiento de todo un pueblo. La mejor forma de calmar los ánimos sería abandonar inmediatamente el pueblo, antes de que la noticia se propague y las cosas se vayan de las manos para cualquiera de las partes.

Lugar de la emboscada

Se trata de un lugar bastante angosto donde encontrarán huellas de lucha y la rodada del carro que se dirige al precipicio. Desde arriba podrán ver la carreta al fondo del barranco y varios cadáveres semidesnudos, en avanzado estado de descomposición. Si bajan verán que muchos de ellos tiene heridas y señales de lucha, y otros que parecieron rendirse han sido degollados sin piedad.

No hay rastro de la caja de caudales, ni de los sacos de grano, pieles, etc. ni de las armas de los soldados. Parecen haber saqueado tanto la carreta como los cuerpos. Mientras investigan el lugar, podrán oir la voz de alguien cantando y silbando despreocupadamente.

Se trata de un muchacho de no más de quince años, que huirá si ve a los personajes como alma que lleva el diablo, asustado. Tratará de huir y darles esquinazo, pero si finalmente le capturan suplicará llorando que le dejen irse y que no dirán nada. Con la presión adecuada, confesará que forma parte de un grupo de campesinos que ha huido de su despótico señor, y que se ocultan en unas cuevas cercanas, malviviendo como pueden. Al parecer hay un nuevo líder en el grupo, y fue contratado por alguien para llevar a cabo la emboscada para coger la caja de caudales, y a cambio quedarse ellos con el resto de sacos de grano, barriles de vino, pieles, etc. para pasar el invierno.

El chico no ha tenido nada que ver con el asalto. Al parecer hace falta una llave para abrir la caja de caudales, y que debía llevarla encima oculta el recaudador, una persona bastante obesa e inconfundible. Si registran a fondo el cadáver, encontrarán la llave escondida en su ropa interior.

La cueva de los bandidos

Las cuevas se encuentran a apenas un par de horas de caminata entre las montañas. Más que una cueva, se trata de un saliente en la roca que proporciona una especie de visera de unos quince metros de profundidad, sin que se adentre mucho más, pero que ofrece algo de protección frente a las inclemencias del tiempo. Parece que en un extremo han empezado a levantar un muro de piedra para cerrar el acceso ante la llegada del invierno y crear un refugio.

Antes de llegar a la cueva, a unos pocos cientos de metros, hay un puesto de vigilancia oculto entre algunos arbustos, a la sombra de un árbol solitario. Descubrirlo a simple vista necesita una tirada de Advertir/Notar Difícil 20, ó simplemente esperar y vigilar un par de horas para ver cómo se realiza un relevo, esperado a que anochezca, por ejemplo.

Hay total de tres bandidos por cada PJ del grupo, y sólo un tercio llevará espadas de la escolta del recaudador. El resto tan sólo llevarán cuchillos, y nada de protección. Se rendirán individualmente cuando lleguen a FISx1 puntos de vida, implorando clemencia, y huirán cuando la mitad de ellos estén muertos ó malheridos, cogiendo caminos y rutas diferentes.

Si son sometidos a presión e interrogados, confesarán que fueron ellos los que asaltaron y asesinaron al recaudador y su escolta, habida cuenta de que llevan sus armas, algunos enseres personales de las víctimas, y en el interior de la cueva los PJ´s encontrarán la parte del tributo pagada en especie en forma de sacos de trigo, harina, barriles de vino y sidra, pieles, etc.

Su líder, un tal Martín, ha ido a reunirse con la persona que les contrató. Al parecer el lugar de encuentro es una pequeña cabaña ó refugio de pastores a las afueras de Siemprefresca.

El Refugio de Pastores

El lugar no está muy lejos de la cueva de los bandidos. Desde lejos podrá ver cómo en el refugio de pastores han encendido una hoguera para calentarse y preparar la cena. Al parecer sólo hay dos individuos. Se tratan Ceferino, el hijo del alcalde, al que acompaña Martín, el viejo soldado y además bandido.

Los dos están en el interior del pequeño refugio discutiendo, así que no será difícil para los PJ´s acercarse sin que se den cuenta demasiado tarde de su presencia. Al parecer discuten porque la llave todavía no ha aparecido, y sin ella, es imposible abrir la caja de caudales.

Una vez se vean sorprendidos, combatirán para acabar con los PJ, pero si están en franca desventaja, tratarán de huir del lugar y desaparecer. Saben que si no mueren en el combate, el conde les hará ahorcar. Si cualquiera de ellos escapa, avisarán al alcalde Atanasio y huirán dejando atrás la caja de caudales enterrada ó escondida en algún lugar que nunca descubrirán.

En el caso de que el alcalde, el hijo ó ambos sean capturados para ser posteriormente ajusticiados, tratarán de negociar la entrega de la caja de caudales a cambio de su vida. Cualquier pena de incautación de bienes, destierro, etc, les parecerá mejor que perder la vida ó estar encerrados de por vida.

Habida cuenta del interés por encontrar la caja de caudales, es muy posible que el conde ó el PJ que haya sino nombrado como representante del mismo (el hijo del recaudador) acceda a negociar los términos, pero el resto de colaboradores, como Martín y su banda, terminarán en la horca, si no algo peor, algo a lo cual no estarán nada dispuestos, como es de esperar.

Dramatis Personae

Pedro el Tuerto

Viejo soldado al que el conde concedió el puesto de alcalde de Puertoabierto en reconocimiento a los servicios prestados durante años en sus mesnadas. Valiente, honesto y leal al conde. No esconden cosecha alguna, y han pagado todos los impuestos. Aunque el pueblo está molesto con la creación de la calzada, es fiel al conde. Cree que el recaudador lleva a cabo su cometido con demasiado celo, y no gustó el registro de casas y establos en busca de ganado ó sacos de grano escondidos. No puede ni ver a Atanasio, el alcalde de Siemprefresca, no cree que tenga nada que ver con la desaparición de la caja de caudales, ya que tiene pocas luces, es un bruto y un gañan.

Atanasio, alcalde de Siemprefresca

Más que un alcalde elegido por votación, es un simple caudillo a la vieja usanza. Inculto, bruto, soez, rencoroso, de pocas luces y de mano presta a abofetear a cualquiera que le contraríe. Es el prototipo de gañán ganado a pulso. Pasó de ganadero a tratante de ganado, consiguiendo una pequeña fortuna que le ayudó a obtener el puesto comprando voluntades y favores, además de atemorizando a aquellos que no quieren problemas. Se pavonea continuamente por el pueblo dando voces y echando broncas antes los visitantes y forasteros dando a entender que el que manda allí es él, y partiendo algunos dientes y costillas si es necesario. Si quieres progresar en Siemprefresca, debes estar a bien con él y acatar sus ideas y decisiones sin rechistar, por malas que te parezcan.

Sus aires de grandeza le han llevado a intentar robar al conde en sus narices, pero no las tiene todas consigo. Sabe que los bandidos son unos muertos de hambre, pero pueden ser peligrosos, especialmente su líder, Martín. Por ahora parece tenerlos bajo su control. Si se ve muy mal, acusará a Martín ante los PJ´s de obligarle a hacer todo lo que hizo, para salvarse a él mismo y a su hijo. Analía, esposa de Ceferino Mujer de carácter que trata de llevar la casa. Para ello cuenta con la ayuda de sus tres sobrinas, a las que trata más como sirvientas que como familia. Es bastante directa en el trato, no se anda por las ramas, pero no conoce nada de los negocios de su marido y su hijo, ni lo que se traen entre manos. Ceferino, hijo de Atanasio Sólo enseñó el atajo a los hombres del conde por orden de su padre, ya que el camino es difícil y escabroso, e ideal para tender la embocada al recaudador y su escolta. Está al corriente de los negocios de su padre, y aunque lo considera arriesgado, no le lleva la contraria por miedo. Además, en el futuro heredará todo lo que su padre consiga con sus tejemanejes. No se fía demasiado de Martín, pero por ahora es vital en sus oscuros negocios.

Martín, mercenario y bandido

Espada de alquiler que ha llegado al valle siguiendo la prosperidad de Siemprefresca. Ha visto que el valle parece un lugar ideal para dedicarse al bandidaje, siempre y cuando sus acciones no llamen demasiado la atención. Ha reunido a un grupo de campesinos huidos de su señor y creado un grupo de bandidos. En las últimas semanas han realizado algún asalto y asesinado a algunos viajeros que transitaban solitarios por viejos caminos y senderos sin guardar. Atanasio ha contactado con él, y ha tramado el plan perfecto para robar la caja de caudales del conde. Hacen creer que trabajan juntos en un objetivo común, pero ambos están esperando la oportunidad de alcanzar un determinado nivel de poder para deshacerse del otro y hacerse con el control.

No es ningún fanático, tan sólo un viejo soldado, así que luchará bien cuando haga falta, pero no es tonto y no se va a dejar matar. Se rendirá si la superioridad numérica es muy grande ó si está malherido (FISx1). Como buen mercenario, puede cambiar de bando e incluso vender a su patrón y a su banda si la cifra es adecuada.

Bandidos

No son hombres de armas, sino gentes normales y corrientes que de una forma u otra se han visto obligados a echarse al monte e intentan sobrevivir. Si pierden más de la mitad de sus puntos de vida, tratarán de huir. Lucharán mientras tengan ventaja numérica, y huirán cuando la pierdan. En el fondo, han sido engañados, utilizados y empleados como cabezas de turco por el alcalde y su hijo. Habrá un total de tantos bandidos como PJ´s x 3.

Eduardo de Mondéjar, alcalde de Tertia

Antiguo secretario del conde. Un hombre leal y cumplidor que sólo quiere vivir tranquilo y en paz. Está muy preocupado por los rumores de bandidos en los antiguos senderos montaña, y con el dinero recaudado guardado en su casa, teme que le roben o le asesinen… o ambas cosas a la vez.

ryf-medieval/la_caja_de_caudales.txt · Última modificación: 2016/08/29 14:01 por meroka